lunes, 19 de marzo de 2018

¿ analogía?


Cierta noche en que realizaba mi caminata nocturna del lugar de mi trabajo hacia el sitio donde debo tomar el transporte que me lleva a el sitio donde se encuentra mi hogar, realizaba una reflexión sobre el ego, preguntándome y contestándome cosas tales como ¿ cómo nace el ego?, ¿quién crea el ego en nosotros? ¿Qué necesita para vivir?, ¿cómo obtiene sus “alimentos”, ¿Qué es lo que realmente busca al manifestarse?, ¿cómo se manifiesta?; en fin; ¿por qué lo hace?; trataba de dar respuesta a todas esas preguntas que IO mismo me hacía, en eso viene a mi mente el recuerdo de cierta conversación que 
teníamos varias personas con mi Maestro,

Arkaom Zanoni, en ese momento el mencionaba que la enseñanza gnóstica, que la sabiduría gnóstica se encuentra en todas las cosas y en todas partes, y obviamente esta sabiduría se manifiesta de instante en instante; eso lo sabíamos, pero aún no lo habíamos comprendíamos a cabalidad, bueno creo que al menos eso me sucedía a mí, el menciono que la enseñanza se encontraba muchas veces en cosas tan simples y que muchas veces pasaban desapercibidas por nosotros, y nos dijo que incluso la enseñanza puede aflorar o la podemos encontrar en una simple placa de automóvil, viendo en ella los números, el orden de ellos en fin; entonces como IO venia reflexionando sobre dos egos en particular, me surgió la pregunta ¿Cómo puedo encontrar cierta enseñanza del ego en cosas simples?
Fue cuando vino a mi mente la imagen de una telaraña y pensé, ¿Por qué vino a mi mente la plática de mi Maestro y porque después la imagen en mi mente de una telaraña; fue entonces cuando comprendí que cuando laboramos en la práctica de la resurrección mística recibimos ayuda, y esta ayuda me la estaban otorgando mi propio Padre Interno, mi bienamado y adorable padre Zarakiél ul ram, entendido esto, regrese a mi nueva reflexión sobre la telaraña, es obvio que si lo que estaba en cuestión era el ego entonces pude comprender que “ el ego es como una telaraña”; no tome en cuenta si ese telar era chica o infinita; y me centre en otras cuestiones, preguntándome,¿ quién construye la telaraña? ¿que necesita la araña para construir su red? Y la respuesta fue, primero necesita alimentarse; luego necesita de soportes, apoyo, infraestructura digamos, para tender sus hilos, ¿Quién o qué es ese soporte o apoyo?...
La red no crea red; quién crea la telaraña es la araña, eso es obvio , eso es lógico, eso es lo que hemos percibido en la naturaleza, ¿verdad?; bueno prosigamos, este animalito tiende primero hilos de soporte a soporte para luego unirlos de un punto de un soporte a otro punto de otro soporte, hasta crear la forma tan característica de una telaraña, eso es cierto, cuando la red ya fue construida muchas veces la mece el viento, y otras tantas se mueve por insectos incautos que quedan atrapados y en este caso sirven de alimento a la  voraz araña, eso es parte de su naturaleza.
Ahora bien, usemos esto con analogía en nosotros mismos; si decimos que la telaraña es el ego, y la araña crea la red, ¿entonces quien crea al ego?... la araña, y la araña en esta analogía es nuestra materia dormida,es decir, nosotros creamos al ego, analicemos ahora; los hilos de soporte a soporte son los egos cabezas de legión y aquellos otros hilitos  que unen a los hilos de los soportes no son más que otros egos que se unen para manifestarse, a mi manera de ver y entender “el ego no crea egos”, somos nosotros los únicos creadores de todos esos hilos, todos y cada uno de nos somos quien da vida a esos fardos, los egos que posteriormente se encargan de hacer de nuestra existencia una verdadera pesadilla, somos los verdaderos creadores de nuestras propias angustias, penas y sinsabores que obtenemos durante el tiempo de esta nuestra existencia, somos creadores de esos fardos que nos atan y esclavizan a este valle de lágrimas y siempre resultan de fatales consecuencias, ya sea de forma inmediata o de forma paulatina, atraves del tiempo y de los tiempos;  los únicos culpables de esas creaciones abominables somos nosotros, por mantener a nuestra materia dormida, como dicen por ahí, “ no hay vuelta de hoja?.
Y bien, cuando la red se mece por el viento, es nuestra mente que anda por aquí y por halla, en todas partes y en ninguna a la vez, el viento son también las ideas, pensamientos, conceptos y preconceptos que la mantienen distraída para que nunca se le ocurra al humano pensar en  laborar en el despertar de su materia, para que nunca piense “ el pobre animal intelectual” en liberar a su conciencia de la terrible prisión en la que se encuentra.
Mencionamos también que Otras veces la telaraña se mueve porque ha caído un insecto, que posteriormente será devorado.
Sabemos que la materia humana requiere de tres tipos de alimento, es decir los alimentos que requieren el estómago, el oxígeno o prana para nuestros pulmones y el alimento restante pero no de menor importancia son las impresiones, ¿verdad? Eso lo sabemos.
La araña es obvio que requiere alimentos, pues bien alimentada puede mantenerse viva y crear más telaraña o reproducirse, aquí preguntémonos ¿que necesita el ego para alimentarse? En este caso cabe igual preguntarnos, ¿qué requiere el ego para manifestarse? Recordemos ese “resortito” que parece impulsar hacia la manifestación del ego, pregunto nuevamente ¿Qué es lo que necesita para manifestarse el ego?...
Recordemos a nuestro alimento llamado “impresiones”, una impresión no transformada o mal transformada, nos trae como consecuencia que se convierta en una imagen mental, en una película mental y en una efigie mental, que será traída a nuestra mente como un recuerdo, como una idea o como un pensamiento para ser  utilizada por el ego para manifestarse de formas incontables en nuestro hablar, en nuestro actuar, en nuestro pensar y en nuestro sentir; he ahí ese “resortito” que da impulso al ego para manifestarse; nuestro cuerpo, nuestra materia física o mejor dijéramos nuestra maquina humana tiene cinco sentidos a saber; vista, oído, tacto, olfato y gusto, son estos cinco sentidos por medio de los cuales percibimos nuestro entorno y también son a través de los cuales podemos comunicarnos con el mundo que nos rodea, lógicamente también nos sirven para captar las impresiones en nuestro diario existir, cuando una impresión entra por cualesquiera de nuestros sentidos si no es transformada o es mal transformada el ego se sirve de ella para poder manifestarse de forma inmediata y esta impresión mal transformada queda almacenada en nuestra mente para que posteriormente sea utilizada por el ego para poder manifestarse, es por ello que decimos que estas impresiones mal transformadas son el resortito que de alguna forma sirve para que el ego se manifieste con toda su fuerza.
Bien sabemos que nuestra mente es utilizada por el ego para hacer todas sus tropelías y así mantener a nuestra conciencia aprisionada, embotellada sin poder manifestarse y a nuestra materia completamente dormida, engolosinada con las sensualidades, fantasías y mentiras que el mundo material nos otorga.
Aquí vale preguntarnos ¿desde cuándo no transformamos nuestras impresiones? Como bien sabemos esas impresiones son el alimento que el ego necesita para poder manifestarse, para alimentarse, ¿Qué pasaría si supiéramos como transformar esta impresiones? ¿Dónde nos encontraríamos si desde el principio de nuestras existencias supieramos como transformar esas impresiones? Ahora bien, sabemos que en la actualidad todos tenemos impresiones mal transformadas ¿sabemos acaso como eliminar esas equivocaciones? NO, si lo supiéramos no estaríamos en el estado tan deplorable en el que nos encontramos.
La telaraña para poder mantenerse en un lugar re quiere de cierto  apoyo o sea usando la analogía sabemos que el ego requiere de un apoyo para poder mantenerse en un lugar, para poder  continuar con su existencia y continuar con su tropelías,  haciendo daño a nuestra psiquis, a nuestra materia, para mantener aprisionada a nuestra esencia, el ego requiere de cierto apoyo y este apoyo voluntaria o involuntariamente nuestra mente se lo otorga, es decir el ego se oculta en nuestra mente, por ello se dice que ella misma es cueva de ladrones,
 también sabemos que es precisamente ahí mismo, en nuestra mente donde debemos librar nuestra batalla contra el ego, es ahí donde se busca para eliminarlo.
hace algún tiempo alguien dijo por ahí que la vida es sueño tal vez en su época había sido así la verdad es que no me lo creo para mí que la vida siempre ha sido y es  una auténtica y espantosa pesadilla, una tragica y angustiosa realidad para la gente, para la gente que cree tener una vida normal, para la gente que se cree normal, para la gente que cree que todo cuanto acontece en su vida es normal, se conforman con la simple frase de que la vida es así, no, la vida real no es así, ellos son incapaces de poder tener una vida real de disfrutar una vida real,   lloran, ríen, sufren porque para ellos en normal, porque para ellos esas situaciones por las que pasan son normales en la  existencia de todos, no se dan cuenta que viven bajo las riendas, regidos por lo que ellos llaman normal, que no es otra cosa que las normas del mal, viven influenciados siempre por las normas que les ha impuesto el maligno, el maligno que desconocen pero que vive en su interior, que vive en su mente.
Estas normas no les deja ver o creer que  ellos viven una auténtica pesadilla, ellos creen que su vida es así, porque así tiene que ser, porque es lo normal pero repito es normal para ellos  porque ellos viven bajo las normas del mal y son incapaces de ver lo que realmente son, de ver  en lo que realmente se han convertido,  y esto pasa porque estan dominados por las normas del mal y esas mismas normas les impiden ver más allá de su trágica realidad.
Como evitamos esto? Bueno empecemos por aprender a transformar nuestras impresiones, empecemos por negar el alimento a la bestia, al ego, para que no despierte, para que no se manifieste, neguémosle el alimento para que no se fortalezca, sino por el contrario, para que se debilite y así poder ayudarnos en su posterior eliminación con la práctica de la eliminación del ego con el sagrado eroar de por medio.
       ZARAKIEL UL RAM

No hay comentarios:

Publicar un comentario