sábado, 18 de julio de 2015

MENTE QUIETA

                           Por ZARAKIEL



Luces negras se aparcan en mi mente, ideas negativas que pronto; eso espero, se disipen y no dejen huella en mi psiquis, mucho menos en mi comportamiento; difícil es aquietar la mente cuando las olas del lago parecieran tener oleaje eterno, como cuando el vaso al parecer se encuentra lleno y desbordante, pareciera que no hay mas espacio para mas ideas, fantasías y preconceptos que atosigan y agreden con ahincó constante mi buena voluntad en el correcto pensar y accionar de la existencia, como sí la mente, mejor dijéramos como si el demonio de la mente sufriera de algún tipo de desorden alimenticio; es decir como si ese demonio padeciera de gula, porque siempre esta predispuesto a alimentarse de pensamientos fantasiosos y ociosos a cada momento, sin importarle que con estos pensamientos negativos acortan la existencia de la materia que desafortunadamente los contiene.

El pasado, trascendido fue...

2 de enero de 2011 a las 22:02
                                   Por ZARAKIEL
                                   en la materia Eduardo Sánchez Acosta

I
El tiempo...
cuánto ya ha pasado;
la noche ha sido terrible y aterradora, 
la historia se perdió 
en las oscuras centurias, 
el velo cubrió el recuerdo, 
todo olvidado fue...

II
El pasado...
que trascendido hoy está,
toma esta otra Realidad
en la que siempre Soy y Seré...

CON AMOR INFINTO


              Para Azaziel con amor infinito;


Todos los seres humanos derecho tienen al perdón, y ahora sabemos que hasta los demonios mas perversos también tienen ese derecho a enfilar su sendero hacia la luz; es ahora que sabemos que la misericordia de Dios Altísimo es mas infinita porque en estos tiempos te ha otorgado el perdón a ti  Azaziel y ademas ha desligado a su bodhisatwa del terrible demonio astaroth. ahora que te encuentras encarnado Azaziel, a la  misericordia de Dios gracias por haber escuchado tus ruegos y plegarias que por millones de años clamaste

CLAMOR DE LOS CAIDOS


¡PADRE MÍO!,  ¡SEÑOR MÍO!,  ¡DIOS MIO!
Suplico por :
La fuerza requerida para poder trascender las pruebas cotidianas y aquella que se avecinan.
¡Padre!, ¡Padre!, ¡Padre…..!  
Os ruego:
 Dadme el valor para continuar mi camino; no permitas que pierda la fe, ya fue mucho tiempo lejos de tu regazo.
Os imploro:
Por aprender a amarte con la intensidad con que tu  me amas.
Luz de mis Ojos…